martes, 7 de mayo de 2013

Cuando lo que captamos no son voces

Casi todo el mundo asocia las psicofonías con mensajes del "Más Allá", voces de seres o personas que regresan a este mundo para comunicarse y dejarnos un mensaje, una historia, una advertencia... Pero no siempre son voces, a veces podemos captar sonidos característicos que no deberían estar ahí, y eso es justo lo que me ocurrió.

Muchos investigadores han conseguido registros tan pintorescos como martillos golpeando yunques, trenes en movimiento, música de otros tiempos y muchos más tipos de sonidos. Quizá el caso más famoso sea el de Belchite, tristemente célebre por una cruenta batalla que tuvo lugar durante la Guerra Civil española. Diversos investigadores, entre los que destacó Pedro Amorós, captaron sonidos imposibles en lo que hoy son ruinas: campanadas de la torre de la iglesia, aviones, disparos, bombardeos, y por supuesto, voces de otros tiempos. Este vídeo es una recopilación de las psicofonías más impactantes captadas en aquel lugar:



Mis investigaciones, para disgusto propio, arrojan resultados mucho más humildes que estos, pero no por ello pienso que dejen de ser interesantes. En mi corta (aunque intensa) experiencia en la investigación psicofónica, me he topado en una ocasión con sonidos que "no deberían estar ahí". Paso a relataros cómo grabé las psicofonías y el resultado obtenido.

Fue a mediados de Febrero de este año. Mi novia y yo disfrutábamos de un paseo por el campo y dimos con una casa abandonada. La casa en sí estaba totalmente derruida, apenas quedaban algunas paredes en pie y los techos ya descansaban a ras de suelo. Parecía que alguien había estado cobijándose hace poco entre esas paredes, ya que, con no mucho acierto, había extendido una lona publicitaria sobre las pocas vigas que quedaban en el techo, a fin de resguardarse del clima. También encontramos ropas y basura. Fuera quien fuese, hacía tiempo que se fue y no volvió más por el lugar.

Tan poco llamaba la atención esa casa que solo hicimos fotos del paisaje, y esta foto artística conmigo en primer plano y la casa al fondo.

El exterior de la casa era una explanada con unas vistas estupendas. Ya picaba el hambre, así que decidimos que era un lugar idóneo para almorzar. Por deformación profesional, se me ocurrio que sería buena idea dejar la grabadora en marcha en el interior de lo que quedaba de la casa. Nos retiramos a unos 15 metros y estuvimos almorzando tranquilamente mientras la grabadora cumplía con su función. No esperaba grandes resultados, hacía algo de viento y me costó encontrar un rincón en el que no afectara demasiado a la grabadora. De todas formas no perdía nada, así que lo hice igualmente.

Pasaron varias semanas hasta que pude analizar lo que allí grabé. La grabación duró en total unos 20 minutos, pero ya desde el principio empezaron a surgir cosas que llamaban la atención. Esta casa no tenía puerta ni ventana alguna, ni siquiera los marcos. Es inevitable extrañarse cuando se escucha claramente el crujir de una puerta y un portazo posterior. Aquí lo tenéis:




Más adelante, me topé con un sonido muy curioso. Era tan característico que me animé a enviárselo a un par de personas para saber su opinión. Coincidían conmigo en que parece un violín, pero uno de ellos fue más concreto en su conclusión, me dijo que incluso parecía un acorde de afinación típico en los violines. El corte es bastante largo, muy audible al principio, luego se pierde y vuelve a aparecer levemente, dando lugar a una melodía bastante dramática. Llegué a pensar que podría ser un camión que circulaba, pero para eso tendría que haber tenido relativamente cerca una carretera, así que me inclino por concluir que no tengo una explicación para esto.




Y para terminar, dejo otra inclusión que me pareció curiosa. Esta en concreto podría ser real, y no una psicofonía. La publico por un motivo: se puede escuchar perfectamente un disparo de escopeta de caza, y teniendo en cuenta que estábamos en el campo sería perfectamente posible que hubiera alguien cazando. Pero hay dos aspectos a tener en cuenta. En primer lugar, esa zona no es un coto de caza, es decir, es ilegal cazar. Podría haber sido un cazador furtivo, es algo tan ilegal como habitual por estos parajes. Pero a esto tengo que añadir que no oímos ningún disparo en el tiempo en que estuvimos allí. Se me pudo pasar por alto, no digo que no, pero un disparo de escopeta es, como mínimo, un motivo para estar alertado y echar un vistazo por si acaso, llama demasiado la atención como para ignorarlo. Aquí la grabación:




Como decía en el título del artículo, no siempre son voces lo que se capta. A veces podemos toparnos con cualquier sonido que, por habitual que sea, no debería estar ahí. Hay que tener en cuenta cualquier resultado y analizarlo, si realmente se quiere llegar a una conclusión objetiva.

Agradezco que os hayáis pasado por aquí, y espero vuestros comentarios y opiniones acerca del artículo.

Jorge Liébana. Grupo D.R.E.S.

4 comentarios:

  1. No querias que he escuchase pues he escuchado todo y todo. Me ha imprsionado bastante y con tu página estoy aprendiendo cosas que no tenía ni puñetera idea de que existiera. Un abrazo niño.

    ResponderEliminar
  2. Por fin te has animado! Me alegro mucho, ya ves que tiene poco de aterrador jeje. Gracias por el comentario amigo!

    ResponderEliminar
  3. Hola, muy interesantes esas grabaciones, la del sonido del supuesto violín es muy extraña y todas tienen buena definición ¿las has limpiado de ruido o son tal cual las grabastes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos. Cada grabación la trato individualmente a la hora de editarla. Estas tres en concreto no dieron mucho trabajo, apenas una limpieza de ruido y un poco de amplificación para apreciarlas mejor. Si te interesa escuchar los cortes sin editar no tienes más que decirlo y los subo en este mismo artículo. Gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar